VOLUNTARIADO Y EMPRESA

30 Abr 2018
Foto principal curso voluntariado corporativo grupo

20 empresas con un mismo objetivo: compartir, aprender y sacar el máximo partido a sus programas de Voluntariado Corporativo

Los días 16 y 17 de abril, la Fundación Hazloposible y la Asociación Trabajo Voluntario organizaron la IV edición del curso de “Innovación en voluntariado corporativo: estrategias para maximizar el impacto en la empresa, en los voluntarios y en la comunidad”.

 

A lo largo de dos intensas jornadas, llevadas a cabo en la sede del Grupo Vips, una veintena de participantes de sectores tan variados como las telecomunicaciones, la energía, la banca, los seguros, la salud o la restauración, entre otros, compartieron sus inquietudes sobre los programas de voluntariado corporativo de sus empresas  y recogieron ideas y herramientas para enfrentar sus próximos retos.

 

Uno de los principales desafíos para muchos de los asistentes era el de alinear sus programas de voluntariado corporativo con los intereses de la empresa, para lograr un mayor retorno en la inversión y favorecer así la implicación de la dirección. Otra de las cuestiones más recurrentes fue la de cómo conseguir incrementar el interés y la colaboración de los empleados. La clave: la propuesta de valor.

 

Menos es más

 

Antes de sentarse a definir una estrategia es necesario escuchar. Si se logra identificar correctamente las prioridades de la empresa y de los trabajadores en las que el voluntariado corporativo puede generar más impacto, se habrá llegado al punto de partida correcto. Entonces será posible empezar a diseñar un programa atractivo que realmente conecte con los distintos agentes involucrados. Se trata, al fin y al cabo, de buscar sinergias entre los objetivos del negocio y los intereses de los potenciales voluntarios y voluntarias para construir una propuesta que promueva un cambio social real, transformador y sostenible.

 

El voluntariado corporativo puede resultar una herramienta de gran utilidad para trabajar aspectos como la cultura corporativa, el sentido de pertenencia, la mejora del clima laboral, el desarrollo de habilidades, el trabajo en equipo, la creatividad o la innovación. Es una oportunidad excepcional para que los empleados vivan los valores de la compañía en primera persona y se comprometan con ellos.

 

Curso voluntariado corporativo Rocío Dañino

 

 

No obstante, es necesario ser realista con los recursos y capacidades disponibles y escoger cuidadosamente los propósitos a los que se va a intentar contribuir y en los que la aportación podría merecer la pena. Es mejor ir poco a poco y concentrar los esfuerzos en dos o tres objetivos, que intentar abarcar demasiado y quedarse a la mitad del camino. De este modo, además, será más sencillo demostrar el valor del programa y lograr aliados en otros departamentos.

 

Igualmente, es posible dar respuesta a algunas de las motivaciones de los empleados a través del voluntariado corporativo. Estas motivaciones pueden ser de lo más variadas e ir desde la responsabilidad social y las ganas de construir un mundo mejor, hasta la necesidad de vivir experiencias diferentes, conocer otras realidades o establecer nuevas relaciones personales y profesionales. En cualquier caso, no deben perderse de vista los intereses y la disponibilidad de las personas a las que se quiere movilizar para poder definir un programa exitoso, que cuente con su respaldo y cumpla con sus expectativas. De nuevo, no es recomendable intentar marcarse demasiadas metas, sino buscar los estímulos comunes que encajen mejor con las prioridades de la empresa y con su plan de acción social.

 

Contribuir a la sociedad

 

Por supuesto, se debe prestar la misma atención a la tercera variable de la ecuación: la aportación que el programa de voluntariado corporativo puede y quiere hacer a la sociedad. Es posible que ya exista una estrategia social definida, con categorías temáticas trazadas y beneficiarios identificados. De ser así, hay que conocerla al milímetro para poder encontrar la mejor manera de encajar las propuestas de valor que se elaboren. Si no, se puede empezar llevando a cabo un benchmark del sector y analizando el ciclo de vida de los productos o servicios de la compañía para acotar las líneas de acción y los colectivos más relevantes en cada caso. Siempre es enriquecedor tener los Objetivos de Desarrollo Sostenible como referencia ya que, en muchos casos, determinan las prioridades de las Administraciones Públicas, las ONG y del sector privado en materia de sostenibilidad y responsabilidad corporativa.

 

Fofo curso voluntariado corporativo Jaime Ulloa

 

Planificar, diseñar e implementar son los pasos a seguir. Una vez definidas las líneas estratégicas, hay que concretar los proyectos y actividades. Como no podía ser de otra manera, menos es más. Es preferible tener una oferta robusta, coherente y replicable que responda a las prioridades establecidas y a los perfiles de los trabajadores, que una muy variada y disipada que reme en distintas direcciones. A veces, incluso, puede ser más conveniente concentrar dichos proyectos o actividades en un lugar o colectivo concretos para así lograr un impacto social más significativo.

 

Tiempo para la reflexión

 

Al finalizar la segunda jornada del curso, los participantes pusieron en común las ideas y herramientas que les había aportado y coincidieron en les ha resultado útil para poder empezar a trabajar desde un enfoque estratégico y de mayor valor, algo que muchos de ellos se plantean implementar en sus empresas en los próximos meses. La valoración del curso, extraída de los cuestionarios realizados, fue de 8,6 sobre 10.

 

María Antonia Abanades Cuena, Técnica de Responsabilidad Social Corporativa de Correos y Telégrafos, considera implementar un Plan de Voluntariado “al objeto de replantear y rediseñar los proyectos que hasta ahora se han llevado a cabo” e identifica la necesidad de “poner el foco en iniciativas que sean realmente estratégicas para la compañía, teniendo en cuenta las necesidades y expectativas de los voluntarios, así como de la sociedad”.

 

Laura Aparici, Gerente de Servicios Corporativos de BD en España, comenta: “he asentado los conocimientos teóricos, ahora tengo una idea mucho más clara de cómo hacer un plan de voluntariado con enfoque estratégico”.

 

Si quieres profundizar más en cómo sacar el máximo partido a tu programa de Voluntariado Corporativo, solicita los materiales de nuestra biblioteca.

 

www.bibliotecavoluntariadocorporativo.org

 

>> Síguenos en Twitter @VolCorporativo y apúntate a nuestra newsletter para estar al día de nuestras publicaciones sobre Voluntariado Corporativo <<

paloma

Write a Reply or Comment

NEWSLETTER VOLUNTARIADO Y EMPRESA: Recibe en tu email noticias, tendencias, buenas prácticas e ideas inspiradoras de voluntariado corporativo e innovación social

* indicates required
Sector


Política de privacidad y condiciones de uso